El valor de la reputación de los servicios públicos

27 Enero 2019

La adrenalina que trae consigo la Sociedad del Conocimiento ha desbordado los volúmenes y las fuentes de información; la cantidad de personas opinando, juzgando, viralizando contenidos y promoviendo noticias, muchas veces falsas, generan un ambiente de incertidumbre que termina impactando en la reputación de empresas, personas o reforzando estigmas históricos. ¿Qué tanto sabrán, por ejemplo,…

La adrenalina que trae consigo la Sociedad del Conocimiento ha desbordado los volúmenes y las fuentes de información; la cantidad de personas opinando, juzgando, viralizando contenidos y promoviendo noticias, muchas veces falsas, generan un ambiente de incertidumbre que termina impactando en la reputación de empresas, personas o reforzando estigmas históricos. ¿Qué tanto sabrán, por ejemplo, nuestras juventudes de los de los servicios públicos? ¿Será que todo lo público ha perdido esa capacidad de mostrarse como un motor para el desarrollo y es por eso que día a día incrementa su crisis de credibilidad y son mayoría aquellos que apuntan con el dedo, cegados por lo que escuchan y ven en tendencia?

No vayamos muy lejos. Hablemos de la Triple A, una empresa que le cambió la cara al servicio de acueducto y alcantarillado en Barranquilla; atrás quedaron los baños con totuma y los peces en las tuberías, realidades valoradas por los usuarios y por un país que se acercaba más a la modernidad y al sentido común en términos de la dignidad que merecen las comunidades que pagan por un servicio. La Triple A, ha participado activamente en la consolidación del sector, aplicando tecnologías para la eficiencia y la sostenibilidad de las inversiones en el país. ¿Se nos olvidará lo bueno?

El empresariado de Colombia es uno de los cimientos más importantes para el progreso y quizá estamos olvidando que –frente a los problemas – los responsables son las personas y no las empresas. Se está satanizando la prestación de los servicios públicos y ya hay daños irreparables en su reputación.

Las personas son inocentes hasta que se demuestre lo contrario y como gremio promulgamos de manera vehemente el cumplimiento de leyes, normas y las disposiciones de las autoridades. Ahora, mientras eso sucede, ocupémonos de fortalecer el sector, de promover un ambiente más amable para no afectar las finanzas de las empresas, ni el suministro de un servicio de calidad. El problema no es de ellos solamente, el buen nombre que hay que cuidar es el de Colombia como escenario atractivo para la inversión tanto de nacionales y extranjeros. No pongamos en riesgo lo ya construido.

Presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones

Publicada en:

https://www.elespectador.com/opinion/el-valor-de-la-reputacion-de-los-servicios-publicos-columna-825803?fbclid=IwAR0xgMaEOg0_di6K-IcSz97dW-wXOignFtabF8ky0wTZxjFgS79Urw83DBM